Té de moringa

El té de moringa oleifera gana día a día más popularidad debido a sus propiedades curativas, nutricionales y beneficios  adicionales para la salud. Esta planta endémica de los territorios de Pakistan, Nepal y la India posee el distintivo de ser una de las especies vegetales más ricas en nutrientes y propiedades. El té de moringa es, posiblemente, el alimento del futuro.

Sus hojas, raíces e incluso sus tallos y semillas se preparan en deliciosos tes nutritivos por motivos gastronómicos, nutricionales y medicinales.

Propiedades del té de moringa.

te de moringa

El té de moringa, conocido también como árbol milagroso posee características que lo llevan a ser considerado como un súper alimento. Algunas de sus propiedades son su alto contenido de Vitaminas E, B6, A y C, hierro, potasio, calcio, proteína y flavonoides. Todas estas sustancias se encuentran en el té de moringa propiedades que pueden beneficiarte a corto y largo plazo.

Té de moringa beneficios.

El té de moringa es un remedio natural para muchas enfermedades, es ampliamente utilizado en los países africanos de los que es originario y existen evidencias científicas que respaldan sus propiedades curativas para la mejora de la salud. Estos son algunos de los beneficios de la moringa en té:

Reduce los radicales libres, moléculas que dañan las células, por su alto contenido de flavonoides, ácido ascórbico y polifenoles, protegiendo la salud general del organismo. Nota: Estudios demuestran que el extracto de té de hojas contiene más antioxidantes que el de las raíces, flores o semillas.

Mejora la salud de personas diabéticas. Tiene la capacidad de reducir y regular los niveles de glucosa y lípidos en la sangre, proporcionando una mejor calidad de vida a pacientes diabéticos.
El extracto de moringa tiene la capacidad de reducir el daño hepático y corregir la oxidación de la célula del hígado.

El té de moringa tiene propiedades antibióticas. La moringa en té ha resultado efectiva para combatir ciertos tipos de infecciones cutáneas, digestivas y del tracto urinario.

Mejora la coagulacion sanguinea. Tomar el té de las hojas, raíces y semillas de la moringa reduce el tiempo de coagulación de la sangre, reduciendo el tiempo de curación de heridas y raspones sobre la piel.

¿Para qué sirve la moringa en té?

La hoja de moringa en té conserva muchas de las propiedades de la planta original y cuenta con la ventaja de ser de rápida preparación, fácil consumo y un tiempo elevado de caducidad debido a que las partes de la moringa pueden desecarse.

¿Para qué sirve el té de moringa además de lo que ya te contamos?

La moringa mejora la circulación de la sangre, beneficiando al sistema circulatorio.

Aumenta la eficacia del hígado y los riñones favoreciendo el desdoblamiento de los nutrientes consumidos.

Promueve la producción de colágeno, sustancia más abundante de los tendones, los huesos y la piel.

Mejora el sistema inmune y favorece la reparación de heridas en la piel debido a su alto contenido de vitamina C.

Es un antiinflamatorio natural y reduce las molestias musculo-esqueléticas propias de enfermedades como la artritis y osteoporosis.

Regula los niveles de glucosa en sangre previniendo bajones de energía. Es importante para los diabéticos hacerse de hábitos complementarios como tomar té de moringa para controlar la diabetes de forma eficaz.

Por su contenido de vitamina A, ayuda a mejorar la visión y previene las enfermedades relacionadas de la vista.

¿Te de moringa para adelgazar?

beneficios del te de moringa¿Puedo usar el té de moringa para adelgazar? ¡Por supuesto!
Es altamente recomendado usar el te de moringa como suplemento mientras se pierde peso, las propiedades nutritivas del te de moringa brindan una protección eficiente al cuerpo mientras se reduce el peso. Si quieres saber más, puedes revisar este artículo.

Cómo preparar té de moringa.

El té de moringa se prepara al infusionar (hervir) las partes frescas o secas de la planta de moringa. Lo más común y nutritivo es prepararlo con sus hojas, pero también se pueden usar tallos, semillas y raíces. Disfrutar de los beneficios de la naturaleza para la salud es tan fácil como preparar té de moringa.

Para hacer el te de moringa con hojas, estas se cosechan por la mañana, preferentemente en épocas de clima seco y en días donde no haya llovido o la planta haya sido regada. Si usamos hojas secas obtendremos mejores resultados. Puedes extender las hojas sobre una malla o papel periódico y dejarlas secar en un lugar sin humedad. Si tu planta aún es joven y has obtenido racimos, estos pueden dejarse colgados boca abajo dentro de una bolsa de papel.

Para preparar te de moringa, sirven, de igual manera sus raíces, que deben cosecharse en invierno u otoño, cuando la actividad de la planta se reduce y le son menos necesarias, dándole tiempo para recuperarse para primavera y verano. Cosecha solo las raices más tiernas y, si quieres conservar tu planta, nunca coseches más del 30 % de las raíces de la moringa, esto podría matarla.

Escoge hojas más verdes, maduras y brillantes que se encuentren en la parte superior de las ramas y cortar desde los tallos con unas tijeras limpias para promover el crecimiento de nuevas hojas.

Al preparar la infusión de moringa, es recomendable no hervir las hojas, una temperatura superior a los 90 grados podría reducir sus propiedades y beneficios.